11 / 02 / 21

¿Cómo mejorar el rendimiento deportivo? Actitud y motivación

A estas alturas nadie duda de que el deporte es básico para el día a día. Sin embargo, es muy común sentirnos reacios a ir al gimnasio o a lanzarnos a la calle para hacer running. Si es tu caso, a continuación aprenderás a incrementar tu motivación para, con un poco de esfuerzo, mejorar el rendimiento deportivo.

Actitud y rendimiento deportivo

La actitud es clave para todo lo que hacemos en la vida. Quién sabe: quizá uno de tus propósitos para 2021 sea convertirte en una persona todavía más positiva. En esta sección te ayudaremos a lograrlo, así como a enfocar tus sentimientos hacia la disciplina que se necesita para entrenar.

1. Cuidado con los sentimientos negativos

Los psicólogos deportivos son claros: quienes realizan ejercicio físico a menudo, pueden sufrir desmotivación o ansiedad. Esto es completamente normal, y no debes dejarte llevar por ello. Puede parecer extraño, pero tienes derecho a disfrutar de esos momentos. Utilízalos para descubrir qué te están enseñando, y permítete una pausa para volver con más ganas.

2. Visualiza

Te sorprendería saber cómo de poderosa puede ser la mente. Cuando sientas que no puedes alcanzar una meta cercana, visualízate a ti mismo haciéndolo. De esta forma tu cerebro sabrá cómo hacer algo que, aunque sea en la imaginación, ya ha conseguido. Creer es poder, y tú puedes.

3. Celebra tus éxitos

Cada vez que alcances un propósito o ganes una competición, celébralo. Sal con amigos, date un banquete o tómate unos días libres. De esta manera disfrutarás de tus éxitos y tu actitud mejorará. Ten una cosa clara: siempre hay motivos para celebrar. Te proponemos, igualmente, anotar cómo mejora tu rendimiento día a día.

4. Imagínate dentro de un año

Independientemente del tiempo que lleves entrenando, o incluso si aún no te has puesto en marcha, este consejo te será de gran utilidad. Imagínate cómo estarás dentro de un año si cambias tu actitud hoy, todo lo que habrás conseguido y el gran cambio que habrás dado.

5. Califica tu rendimiento

Una de las principales causas de las malas actitudes está relacionada con no observar los cambios significativos que esperábamos. Esto puede suceder, frecuentemente, porque no hemos prestado suficiente atención. Las claves son simples: anota los resultados de cada entrenamiento y el progreso diario de tu meta. Esta puede ser ganar peso, tonificar, adelgazar, aumentar la resistencia…

Cómo motivarse para hacer running

¿Quién no recuerda cuando, durante el mes de mayo, las calles se llenaron de personas haciendo deporte? Era el principio de la desescalada, cuando se permitió salir de los hogares para realizar ejercicio físico. Si a día de hoy continúas entrenando, es que te lo tomas en serio. A continuación te mostramos cómo rendir más al correr, apoyándote en tu motivación.

1. Divide tus metas

Las metas tienen que ser ambiciosas; siempre más que el camino que te lleve hacia ellas. Divide un gran objetivo en pasos más pequeños, que puedas alcanzar diaria o semanalmente; por ejemplo, si te estás preparando para una maratón, proponte ganar 5 kilómetros de resistencia cada 1 o 2 meses.

2. Cree en ti para reforzar tu actitud al practicar running

Si los demás pueden, ¿por qué tú no? No hay ninguna excusa para que no vayas a por tus metas. Cuando sientas pereza de salir a correr, ponte música y lánzate. Poco a poco irás dándote cuenta de cómo esos objetivos que parecían inalcanzables se quedan detrás de ti.

3. Recuerda la importancia de la alimentación

La alimentación es básica para dos aspectos de tu entrenamiento. Por un lado, te ayudará a alcanzar más rápido los resultados que buscas. Por otro, te permitirá estar en forma para alcanzar objetivos más altos y potenciar tu rendimiento. Elabora una dieta personalizada y prioriza la fibra y las proteínas frente a las grasas y ultraprocesados. Cuidado: no te obsesiones y permítete una break meal semanal.

4. Mira hacia delante

Con esto nos referimos a inspirarse en los que ya ha completado el camino que tú estás recorriendo. Ve vídeos y entrevistas, y lee sobre ellos. En definitiva, aprende cómo cumplieron su objetivo. Pero, eso sí, recuerda que todos somos diferentes y que la vida no es una carrera.

5. Apóyate en un profesional para aprender cómo rendir más al correr

Como ya hemos dicho, la desmotivación es normal. No obstante, si dura demasiado tiempo o es muy fuerte, puede que necesites acudir a un profesional. Te recomendaremos dos. Por un lado, un entrenador que te marque pautas y te «obligue» a tener disciplina. Por otro, un psicólogo deportivo, que te ayudará a mejorar tu actitud al practicar running.

En definitiva, mejorar el rendimiento deportivo es mucho más sencillo de lo que parece. Solo necesitas tener claros tus objetivos, rodearte de personas optimistas y recordar siempre por qué empezaste a entrenar. Seguro que el resultado merece la pena. ¡Ponte a prueba!