04 / 03 / 21

¿Mantenerte en forma con una agenda apretada? Sí, es posible

Puede que seas una persona muy ocupada, pero aun así, sigues necesitando todos los beneficios que el deporte te proporciona. Y es que es muy fácil poner el ejercicio y la actividad física al final de una larga lista de tareas pendientes… Sin embargo, estar activos es una de las cosas más importantes que podemos hacer para mantener un bienestar de pies a cabeza.

Recuerda que un poco de ejercicio ayuda a combatir el sedentarismo. ¡Con una buena organización podrás dedicar tiempo para la actividad física cualquier día!

La importancia de las sesiones deportivas para mantenerse activo

Quizás no puedas reducir el tiempo necesario para otros compromisos, por lo que una alternativa sencilla es incluir breves ráfagas de actividad que encajen en tu ajetreada vida. Todo lo que mostramos a continuación ayuda.

  1. Elige actividades que te gusten para que sean la base de tus sesiones.
  2. Realiza un seguimiento de tu progreso.
  3. Aprende ejercicios rápidos y sencillos, para esos días con escasez de tiempo.
  4. Elabora un plan acorde a tu estilo de vida y rutina.

 

Los entrenos cortos pueden proporcionarte un gran número de beneficios. Estos son los más importantes.

 

  • Reducción del riesgo de ataque cardíaco.
  • Aumento de la energía.
  • Control de peso y de los niveles de colesterol.
  • Fortalecimiento de huesos y músculos.
  • Incremento de la inmunidad.
  • Mejora del estado de ánimo.
  • Mayor positividad.
  • Aumento de la productividad en el trabajo.

 

Cómo incorporar la actividad deportiva a tu vida

No todo el mundo tiene una rutina. Por eso, independientemente de lo que te depare el día, aquí te presentamos algunas sugerencias. Recuerda que no tienes que hacerlo todos los días; puedes descansar el fin de semana si el cansancio te vence.

Ejercicios para una sesión corta

Quizás prefieras sesiones deportivas de menos de una hora en lugar de hacer entrenamientos más largos. Considera estos consejos.

  • Prueba a hacer ejercicio por la mañana, antes de trabajar. Si te levantas pronto, apaga la alarma y ponte en marcha. Al menos intenta obligarte a hacerlo dos días… ¡Seguro que lo disfrutas y quieres repetir!
  • Prográmalo en tu agenda diaria o calendario. Si no forma parte de la rutina diaria, es más probable que planees hacer otras cosas en lugar de practicar deporte.
  • Comprométete a entrenar con otra persona. Es más difícil cancelar algo cuando sientes que estás decepcionando a alguien.
  • Haz ejercicio en casa, te dará menos pereza que tener que prepararte para ir al gimnasio o salir a la calle.

 

Ejercicios para los más ocupados

Cuando te sea imposible realizar ejercicios programados o sesiones cortas, puedes probar estos trucos para practicarlo a intervalos de 5 a 30 minutos sin poner patas arriba tu día.

  • Combina la actividad física con algo que ya haces, como pasear al perro, ir de compras o hacer las tareas del hogar. Por ejemplo, cuando descargues tus compras, podrás fortalecer tus brazos levantando la botella de leche varias veces antes de guardarla. Al ir de compras, aparca en el extremo más alejado del parking y camina rápidamente hasta la tienda. Por último, si puedes evitar el coche, camina o utiliza la bicicleta para llegar a tu destino.
  • Bájate del autobús una o dos paradas antes de lo habitual y camina durante el resto del recorrido.
  • En lugar de llamar o enviar un correo electrónico a un colega en el trabajo, camina hasta su puesto y dale la información en mano.
  • Si estás atrapado en el escritorio del trabajo, estira las piernas hacia el frente, levanta los brazos, gira los hombros y prueba algunas rotaciones de tronco y muñecas.
  • Organízate para tener reuniones de pie o andando en lugar de sentados en torno a una mesa.
  • Deja a un lado el ascensor. Siempre que puedas, usa las escaleras.
  • Al caminar, hazlo enérgicamente y busca algunas calles con inclinación para subir cuestas.
  • Estírate para alcanzar objetos en lugares altos y agáchate para mirar los objetos al nivel del suelo.

 

Y si eres de aquellas personas multitarea y muy atareada, estos ejercicios podrás practicarlos mientras hacer otras cosas.

  • Al esperar en una fila, mantén el equilibrio sobre un pie durante unos segundos y luego sobre el otro. Aumenta gradualmente la cantidad de tiempo que puedes conservar el equilibrio.
  • Al hablar por teléfono, levántate y haz algunas elevaciones de piernas o ponte de puntillas. De este modo fortalecerás las piernas.
  • Cuando esperas a que hierva el café, realiza algunas flexiones en la pared o estiramientos de pantorrillas.
  • Al lavarte los dientes, aprovecha y completa 10 sentadillas.
  • Mientras ves la televisión, ejecuta una serie de estiramientos y ejercicios para el torso o, si lo prefieres, pedalea en una bicicleta estática. Si te animas, puedes hacer 20 saltos con los pies juntos y 20 flexiones en el sofá.

 

No todos los consejos funcionan para todas las personas, así que selecciona algunas prácticas que sepas que se adaptarán a tu cuerpo y a tu rutina habitual. Si aún no estás seguro de qué hacer, siempre puedes visitar nuestro canal de Tik Tok para inspirarte con nuestros vídeos.