10 / 02 / 21

Real fooding: ¿dieta o forma de vida?

Seguro que has oído hablar en multitud de ocasiones del real fooding, pero, ¿sabes en qué consiste realmente? Puede que tengas alguna pista, y que sospeches que se trata de una tendencia o un movimiento de moda. ¿O será, tal vez, un nuevo estilo de vida que promete conquistarte? En este post tendrás ocasión de descubrir en qué se traduce y cuáles son sus claves, por si deseas hacerlas tuyas. ¡Toma buena nota!

Real fooding: ¿dieta o forma de vida?

Desde hace unos años, la sociedad muestra una tendencia cada vez mayor de regresar a lo natural. En su intento por volverse más sostenible, retornando a los orígenes, intenta dejar a un lado esos productos elaborados a base de elementos químicos y otras invenciones que no encontrarías en la naturaleza. Se trata de pensar en el planeta, en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y en el respeto al medio ambiente en todas las vertientes. Y esas directrices se extienden a las prendas de vestir, a los artículos de higiene personal y, por supuesto, a la alimentación.

Es así como el real fooding o, lo que es lo mismo, la alimentación real, irrumpe como otro nuevo estilo de vida moderno. Lo ha hecho dispuesto a ganar cada vez más adeptos… Y lo cierto es que lo está consiguiendo. Los alimentos ultra procesados pierden todo protagonismo para quienes siguen esta tendencia, frente a aquellos que van directamente de las explotaciones agrícolas y ganaderas tradicionales al plato sin transformación alguna.

¡Se acabó la comida ultraprocesada! En su lugar, ganan terreno las recetas tradicionales de toda la vida; esas que parecen hechas por la abuela. No se trata de una dieta, sino de un estilo de vida más saludable, que puedes comenzar a seguir en cualquier momento. Aquí no se cuentan las calorías ni se pesan las raciones. Se establece, eso sí, una frecuencia para tomar determinados alimentos.

Algunos se consideran de frecuencia alta y se pueden consumir a diario, como las frutas y verduras. Los de frecuencia media, entre los que se incluyen el pescado, la carne y los huevos, se toman semanalmente. Y los que contienen un mínimo de cinco ingredientes en su etiqueta se denominan de frecuencia baja y se consumen de manera muy espaciada. La cuarta categoría es la de los alimentos complementarios, que, como su nombre indica, no son nunca el eje de una comida; es el caso del aceite o el café.

¿Qué es un real fooder? ¿Adelgaza el real fooding?

Ahora que conoces todo lo que rodea a esta tendencia, surge una nueva pregunta: ¿qué es un real fooder? Este es el término que define a la persona que hace suyos los fundamentos del real fooding, alejándose de esos alimentos que no son naturales. Sin más.

En su dieta dejan de tener cabida una serie de productos poco recomendables, como los ultraprocesados, los que contienen muchas grasas saturadas y los precocinados. También se destierran los provistos de potenciadores del sabor, o los que contienen grandes cantidades de azúcar. Sé sincero: seguro que se te ocurren decenas de ejemplos de estos alimentos que, ahora mismo, forman parte de tu dieta diaria, ¿no es cierto?

¿Crees que serías capaz de renunciar a ellos? Hacerlo representaría un paso adelante para tu estilo de vida, ya que su consumo habitual puede acarrear diversos problemas. De hecho, según un estudio hecho público por The British Medical Journal, su consumo implicaría un aumento significativo, de más del 10 %, en el riesgo de padecer cáncer.

Por otro lado, y a pesar de que no es su objetivo, el real fooding sí que contribuye a que la persona que lo practica acabe perdiendo peso. Es consecuencia de tomar alimentos más sanos, y con una frecuencia establecida. ¡Comienza a cuidarte y di adiós a esos kilos!

Principios del real fooding

Si estás decidido a apuntarte a esta forma de vida, ten en cuenta estos principios del real fooding. ¡No dejes de aplicarlos en tu día a día!

 

  • Puedes comer de todo, pero evita la comida ultraprocesada y la tratada de forma artificial. Eso no quiere decir que no puedas volver a probarla; siempre podrás hacer una excepción puntual.

 

  • Consume alimentos sanos y que no precisen de modificación alguna para llegar a tu plato, como verduras, hortalizas y frutas.

 

  • Vuelve a la comida tradicional, la más sencilla y natural, la de toda la vida.

 

  • Sigue los parámetros de frecuencia (alta, media y baja) al introducir en tu dieta determinados productos.

 

  • Presta atención a la etiqueta de los artículos que compres. Así evitarás que estos tengan más de cinco ingredientes.

 

¿Te parece interesante? ¡Anímate a sumarte al real fooding y comienza a experimentar los efectos positivos que tendrá para tu salud! Volver a lo natural y a los platos tradicionales será todo un acierto para tu cuerpo.