22 / 06 / 21

Doble entreno running al día. ¿En qué me beneficia?

Todo deportista pasa por diferentes fases de motivación cuando practica running y, en este sentido, hay etapas en las que tenemos que hacer un gran esfuerzo para ponernos el chándal y salir a correr. Pero también hay ocasiones en las que sentimos tantas ganas de ejercitarnos que queremos entrenar dos veces el mismo día; sin duda hay que aprovechar cuando estás en la cresta de la ola. A continuación te explicamos todo lo que debes tener en cuenta sobre la doble sesión de running, sus beneficios y las precauciones que necesitas tomar.

¿Es bueno salir a correr dos veces al día?

Los corredores de élite tienen la costumbre de hacer entrenamientos dobles, incluso triples. Sin embargo, no necesitas ser un top runner para probar esta técnica, ya que los beneficios de hacerlo son para todo el mundo.

Ideal si tienes poco tiempo

En lugar de hacer un entreno de una hora cada día puedes dividirlo en dos de media hora, que es una opción más versátil si tienes una agenda apretada. Esta alternativa también te puede resultar útil si falta poco para la maratón y ves que no llegas a tiempo. ¡Ya no hay excusas!

Facilita la recuperación

¿Cuál es la clave para que el cuerpo se recupere del esfuerzo más rápidamente? Paradójicamente, la respuesta es exigirle más. Te proponemos algo: haz la primera sesión de forma suave y potencia el rendimiento en la segunda. De este modo los músculos se recuperarán mejor y evitarás la fatiga.

Agiliza el rendimiento

Por motivos obvios, salir a correr dos veces en un mismo día te ayuda a avanzar más rápido. No solo porque se potencia la quema de grasa y se acelera el metabolismo, sino también porque se crea un estado de humor optimista. La motivación, no es ningún secreto, es tu mejor aliado a la hora de progresar. ¡La moral arriba!

Potencia el físico

Además de acelerar la pérdida de grasa, dando lugar a un cuerpo más tonificado, tiene otros beneficios desde el punto de vista físico. Entre ellos destacamos que puedes aumentar la fuerza de las piernas al someterlas a un esfuerzo mucho mayor y, de igual forma, trabajas más el tren inferior, lo que se traduce en mejores glúteos, cuádriceps y gemelos.

¿Qué precauciones debo tomar al entrenar doble?

La sesión doble requiere, ante todo, una excelente planificación. Las horas de descanso son fundamentales, tanto durante la noche como entre las dos salidas. Intenta dejar, como mínimo, unas 6 u 8 horas antes de volver a salir a correr. Podrás conseguirlo fácilmente si sales antes de ir al trabajo o a estudiar y después.

Por otro lado, no olvides que tu cuerpo es propenso a las lesiones cuando está realizando un esfuerzo, más aún si lo haces dos veces en el mismo día. Para evitarlas, debes hacer mejor el calentamiento y los estiramientos, así como hidratarte de forma más constante. De esta manera, acelerarás la recuperación entre un entreno y otro.

¿Cómo deben ser mis sesiones de running dobles?

Como explicábamos anteriormente, las sesiones dobles tienen que estar bien espaciadas, siendo las mejores opciones la mañana y la noche. Además, debes medir rigurosamente el tiempo que pasas corriendo para evitar el sobreentrenamiento, que sería contraproducente y te impediría ejercitarte al día siguiente.

Por otro lado, es fundamental que dosifiques la intensidad. Para que te hagas una idea, vamos a detallarte cómo debería ser tu rendimiento cada salida:​

  • La primera sesión tiene que servirte de calentamiento, por lo que deberás llevar un ritmo estable todo el rato. Además, te aconsejamos que no llegues a tus límites, ya que no te conviene fatigarte para después.
  • La segunda sesión es la que te permitirá avanzar más, así que reserva los grandes esfuerzos para esta. Aquí sí puedes llegar al límite y variar los ritmos, incluso haciendo partes de alta intensidad si te ayuda a lograr tus metas.

¿Cómo empiezo a hacer running dos veces al día?

Si te has decidido a hacerlo será mejor que lo planifiques bien: lo primero que deberías hacer es calcular cuánto sueles correr al día y distribuirlo entre las dos salidas, pero con un ligero aumento. Te ponemos un ejemplo: si sueles correr 10 kilómetros diarios, puedes hacer dos salidas de 6.

De igual forma, no es recomendable que empieces de golpe. En su lugar, planea 1 o 2 días de entrenamiento doble hasta que lleves un mes. Después, puedes aumentar gradualmente la cantidad hasta que llegues a unos 4 o 5.

En definitiva, hacer running dos veces al día no es ninguna idea disparatada. Si lo planificas bien y llevas unos hábitos que te proporcionen la energía necesaria, no tendrás ningún problema. Eso sí, recuerda que debes hacerlo gradualmente para que tu cuerpo no se esfuerce más de la cuenta. ¿Hay algo mejor que ser un runner de pies a cabeza? ¡Serlo por dos!